tranquila hija, no te va a doler

,

Solo de oír a mi padre decir esas palabras, ya me estaba poniendo cachonda con solo pensarlo. Era una situación un poco embarazosa, pero sabía que mi propio padre no me iba a hacer daño al meterme la polla por mi culito virgen. Quería estar preparada para futuras relaciones con mis novios en este aspecto y menos mal que mi papá se decidió a echarme una mano.

VIDEOS DE JOVENCITAS SIMILARES:

Web exclusiva para mayores de edad. Todas las personas eran mayores de edad a la hora de producirse las películas. Datos legales y privacidad | Politica de cookies